Residencia Villazul — Para Adultos Mayores
Teléfono: 5687 6033
Ubicación | Contacto |

Ya entramos en Otoño y con él empiezan los cambios de temperatura. El principal problema dérmico que se les presenta a las personas de la tercera edad es la deshidratación de la piel, al igual que la deshidratación de las fibras elásticas, lo que provoca que el soporte de la piel empiece a ceder y aparezcan los pliegues y las arrugas. Además,la falta de hidratación hace que la piel se vea más dañada. El daño principal que recibe la piel de los ancianos comienza desde la niñez, es un proceso acumulativo donde la mayor culpa la tienen los rayos ultravioletas del sol.

 

Es importante señalar que las personas que no se cuidan del sol y son muy blancas tienen altas provabilidades de desarrollar una serie de lesiones en la piel que aparecen arriba de los 50 años o quizás antes, dependiendo del abuso que se haga del sol.

 

Para cuidar nuestra piel se recomienda:

 

• No bañarse con agua muy caliente. El agua debe ser lo más fresca que se pueda. El baño debe ser corto, rápido y con poco jabón. Si no se está haciendo una labor muy fuerte donde no se suda tanto, no es necesario usar tanto jabón y tanta agua.

 

• Estar pendiente de las manchas en las áreas expuestas. Cuando uno llega a cierta edad aparecen manchas en las áreas expuestas al sol, como es la cara, el área del escote de la ropa y los brazos, principalmente los antebrazos. Las manchas pueden aparecer sobre todo en personas muy blancas, y se transforman en ásperas dando la sensación de que se tiene una lija en el área manchada y posteriormente pueden empezar a crecer tumores, que pueden ser una especie de cáncer de piel que manejado por un especialista tienen muy buen pronóstico y no deben tener dificultades en su resolución, pero deben ser evaluados tempranamente.

 

• Llevar una dieta balanceada. Las personas de la tercera edad que no tienen una dieta balanceada, por lo regular ven afecta la piel en sí, las uñas, y el cabello, por lo que debemos estar seguros estemos alimentándonos adecuadamente, para que la piel, cabello y uñas reciban las vitaminas y los minerales necesarios para estar sanos.

 

• Evitar el sol del medio día. El sol ocasiona muchos daños en la piel, por tal motivo los ancianos deben procurar tomar el sol antes de las 9:30 de la mañana y después de las 4:00 de la tarde que es cuando menos daño provoca.

 

Y ante cualquier malestar o algo diferente que usted vea en su cuerpo, consulte de inmediato a su médico.