Residencia Villazul — Para Adultos Mayores
Teléfono: 5687 6033
Ubicación | Contacto |

Muchas personas viven haciendo cosas que les desagradan y dejan de lado las cosas que les importa.

Al final de sus vidas, miran hacia atrás y comienzan a arrepentirse de no haber vivido de otra manera.

Esto es algo más común de lo que se piensa. Muchos se lamentan de no compartir con su familia, de trabajar demasiado o de no divertirse.

A medida que vas creciendo, adquieres sabiduría y comienzas a entender que las cosas importantes de la vida son la familia, el amor, la salud y la felicidad.

Muchas personas han aprendido a lo largo de su vida los errores más comunes que podemos cometer

 

1. No tener el valor de ser fiel a ti mismo

Esta es una de las cosas de las que más se arrepienten cuando envejecen. Cumplir las obligaciones que la familia o la sociedad  imponen podrían hacerte desear haber tenido el valor de hacer las cosas que querías en lugar de lo que se suponía que tenías que hacer.

Cuando haces las cosas con pasión, terminas estando orgulloso de lo que haces y esto te permite mirar hacia atrás sin arrepentimientos.

 

2. Permanecer en un trabajo que no te satisface en lugar de tomar riesgos y seguir tus pasiones

 Este arrepentimiento va de la mano con el error número uno, pero, concretamente, tiene que ver con el lugar donde eliges pasar una gran parte de tu vida.

Dado que un trabajo, generalmente, exige 40 horas semanales de tu tiempo, probablemente tengas dos semanas de vacaciones al año.

Si pasas la mayoría de tu tiempo haciendo algo que no te gusta y que no representa un reto, podrías estar engañándote a ti mismo.

Deja de lado la idea de tener que presentar una imagen al mundo y piensa qué es lo que tú realmente quieres y estás dispuesto a hacer.

No hay mejor sensación que sentirte entusiasmado por ir a trabajar día a día.

 

3. No pasar tiempo con la familia

Si la familia debe ser lo más importante en tu vida, ¿por qué terminas dándola por sentada hasta que es demasiado tarde?

Decir no a un trabajo extra y cenar con tu familia, hacer una llamada a tus padres o hermanos, visitar a tu familia un fin de semana o conversar por Skype si vives demasiado lejos son algunas opciones para pasar tiempo con la familia.

Existen muchas formas en las que puedes estar en contacto. No esperes hasta tener tiempo, pues puede que “un día de estos” sea demasiado tarde. 

 

4. No expresar tus verdaderos sentimientos

 No expresar lo que realmente sientes es una de las cosas de las que te arrepentirás en el futuro. Cuando envejeces, es más difícil cambiar tus costumbres y esta es una de las que te será más complicado hacerlo.

Cuanto antes comiences a hacer un esfuerzo para decir lo que sientes y expresarle a tus seres queridos lo que significan para ti, mucho mejor. Dile a la gente lo mucho que te importan.

 

5. No mantener contacto con viejas amistades

Especialmente cuando vives o trabajas en una ciudad, estado o incluso país diferente esto puede ser difícil. Si ha pasado un largo tiempo, es probable que tu vida sea completamente diferente.

Puede que pienses que no sea importante, pues el destino te separa de las personas que vas dejando atrás o que creas que en algún momento tendrás una oportunidad.

Tener contacto con viejos amigos puede ser tan simple como comunicarse a través de Facebook y planificar tomarse un café o una salida.

 

6. Trabajar demasiado

Cuando envejecen, esta es una de las cosas de las que las personas más se arrepienten. Aunque tomarte demasiado tiempo para descansar quizás no sea la mejor opción. Distribuye tu tiempo libre para aquellas cosas que te hagan feliz.

En algunos casos un simple abrazo, sentir los pies en la arena de la playa e incluso tomar clases de algo que te interese pueden ser una mejor opción que estar horas extra en la oficina o sentado en tu sofá viendo la televisión.

 

7. No viajar ni tener suficientes vacaciones

 No es tan difícil encontrar la manera de disfrutar de más tiempo libre. Puedes negociar vacaciones sin sueldo, o incluso puedes buscar el modo de trabajar desde casa y evitar que todo se acumule en tu escritorio.

Establece límites de tiempo y apégate a ellos. Si tu empleo no respeta tus necesidades de una vida personal, entonces deberías comenzar a buscar un nuevo trabajo donde puedas distribuir mejor tu tiempo.