Residencia Villazul — Para Adultos Mayores
Teléfono: 5687 6033
Ubicación | Contacto |

El cerebro humano, como ocurre con el resto de los órganos, envejece a medida que cumplimos años. Se trata de un proceso fisiológico inevitable que, según los expertos, se inicia alrededor de los 40 años.

La buena noticia es que aunque existe un 25% de determinación genética que no podemos cambiar, mantener el cerebro joven y saludable depende en un 75% de nuestro estilo de vida, algo que sí es posible controlar. Si la mejor manera de que un órgano continúe activo es utilizarlo, la clave de un envejecimiento saludable está en entrenar cuerpo y mente, y estar preparados para ejercer actividades alternativas tras la jubilación y durante la tercera edad.

La neurociencia –ciencia que estudia el cerebro en todas sus vertientes– ha aportado nuevos conocimientos que han servido para desterrar algunos mitos como el que aseguraba que no es posible reemplazar a las neuronas, o que la capacidad de aprendizaje se circunscribe a la infancia.

Por el contrario, y según han demostrado las investigaciones científicas, el cerebro es un órgano dinámico y la neurogénesis –proceso que permite regenerar células y producir nuevas neuronas– y la capacidad de aprendizaje se mantienen durante toda la vida. 

 

Los especialistas recomiendan estos doce consejos para retrasar el envejecimiento del cerebro:

  • Seguir una dieta saludable y baja en calorías, porque la sobrealimentación característica de la sociedad occidental perjudica tanto al cerebro como al resto del organismo.
  • Practicar ejercicio físico de tipo aeróbico regularmente, porque aparte de otros beneficios bien conocidos, favorece la oxigenación del cerebro.
  • Entrenar el cerebro, mantenerlo activo realizando actividades como la lectura, el cálculo, aprender un nuevo idioma, etc.
  • Viajar, conocer nuevas culturas y gente.
  • Saber adaptarse a los cambios sociales.
  • Vivir acompañado y mantener una buena red de relaciones sociales.
  • No fumar.
  • Controlar el estrés.
  • Dormir lo suficiente y a oscuras.
  • Disfrutar de la vida, y evitar así lo que este especialista denomina ‘apagón emocional’, algo que les sucede a muchas personas tras la jubilación, cuando ya no se plantean retos que superar.
  • Dar sentido a la vida, agradeciendo lo que se tiene.
  • Ser feliz, teniendo en cuenta que esto será más fácil si seguimos los consejos anteriores.